Skip to content


Identidades son relegadas en censo para no contradecir al Estado plurinacional

Mestizos, religiosos y no heterosexuales son ignorados en un proceso politizado.
La identidad cultural, religiosa e incluso sexual son temas que no se tomarán en cuenta en el Censo Nacional de Población y Vivienda que se verificará el 21 de noviembre. Los tres temas han causado polémica tras conocerse la boleta censal elaborada y coordinada entre el Ministerio de Planificación para el Desarrollo y el Instituto Nacional de Estadística (INE) y podrían ensombrecer este proceso que tiene por objeto reflejar la Bolivia actual, con su nuevo sistema de administración estatal.
Estas tres variables estarían siendo relegadas por criterios políticos, pues su inclusión, en mayor o menor grado, supondría contradecir la ideología de la “plurinacionalidad” y demostrar que más allá de los cambios discursivos, se mantiene un sistema que el régimen no ha podido enterrar.
Para el sociólogo Ricardo Paz, el Gobierno aplica este censo para validar su modelo constitutivo y decir que cada derecho aplicado a los pueblos originarios son sustentados en una mayoría poblacional identificada con las 36 naciones reconocidas por la Carta Magna, sin embargo, no toma en cuenta que la ciudadanía en realidad responde a una amplia identidad mestiza.
La asunción al poder del Movimiento Al Socialismo (MAS) se dio bajo el cobijo de las organizaciones sociales y las reivindicaciones de lo indígena, originario, campesino. Se asumió que el país es plurinacional, es decir, la suma de naciones originarias dentro de un territorio unificado, pero admitir que la población es mayoritariamente mestiza y no se identifica con lo indígena o campesino disminuiría el impacto de lo plurinacional.
En el último censo se incluyó una pregunta limitada sobre identidad originaria y se dejó al mestizo en la categoría “ninguno”.
De los 8 millones de bolivianos, cinco pertenecían al área urbana y tres al área rural. La población declarada como no indígena era cuatro de cada ocho ciudadanos, tres habitantes en las urbes y uno en el campo. En tanto, de los otros cuatro de ocho bolivianos (millones) declarados como indígenas, la relación era de 45% de habitantes en la ciudad y 55% de pobladores rurales.
El debate debería centrarse en la necesidad de cuantificar cuántas personas pertenecen a los pueblos y naciones originarias, manifestó el diputado por el MAS, Edwin Tupa, al explicar por qué no se incluyó la pregunta sobre el mestizaje en la boleta del Censo Nacional de Población y Vivienda.
Sobre el tema de religión, Tupa explicó que lo que se pretende es respetar la CPE que establece al Estado laico e independiente de la religión.
Finalmente, el legislador cruceño se manifestó sobre la no inclusión de la pregunta acerca de la diversidad de género o identidad sexual, asegurando que el tema debió ser tratado en el Ministerio de Planificación y el INE, considerando que el tema es necesario e importante.
Como un error e irresponsabilidad para con la sociedad, calificó el diputado del Movimiento Sin Miedo (MSM) Fabián Yaksic, la forma en la que el Ejecutivo trabajó la boleta censal.
Sobre las preguntas que no fueron incluidas y que han generado polémica en la opinión pública, Yaksic dijo que más allá de los temas mestizaje, religión y orientación de género, existen otros tópicos que no han sido abordados en la boleta que será matriz para el proceso censal. Esta situación provocaría que los resultados no sean concretos y no reflejen la realidad efectiva del país, que ha cambiado tras el último censo efectuado hace ya once años.
Estos criterios son el marco para el proceso que se realizará, ya sin mayor debate, este miércoles 21 de noviembre en el décimo censo en Bolivia.
DATOS
– Mestizos, religiosos y personas no heterosexuales basan su reclamo en la CPE, por considerar que se trata de un proceso que discrimina e incumple la Carta Magna, así como la Declaración de Durban en sus artículos 8 y 56.
– CPE Art. 14: “El Estado prohíbe y sanciona toda forma de discriminación fundada en razón de sexo, color, edad, orientación sexual, identidad de género, origen, cultura, nacionalidad, ciudadanía, idioma, credo religioso, ideología, filiación política o filosófica, estado civil, condición económica o social, tipo de ocupación, grado de instrucción, discapacidad, embarazo, u otras que tengan por objetivo o resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos de toda persona”.
INFORME: Iván Rodríguez R.

Mestizos, religiosos y no heterosexuales son ignorados en un proceso politizado.

La identidad cultural, religiosa e incluso sexual son temas que no se tomarán en cuenta en el Censo Nacional de Población y Vivienda que se verificará el 21 de noviembre. Los tres temas han causado polémica tras conocerse la boleta censal elaborada y coordinada entre el Ministerio de Planificación para el Desarrollo y el Instituto Nacional de Estadística (INE) y podrían ensombrecer este proceso que tiene por objeto reflejar la Bolivia actual, con su nuevo sistema de administración estatal.

Estas tres variables estarían siendo relegadas por criterios políticos, pues su inclusión, en mayor o menor grado, supondría contradecir la ideología de la “plurinacionalidad” y demostrar que más allá de los cambios discursivos, se mantiene un sistema que el régimen no ha podido enterrar.

Para el sociólogo Ricardo Paz, el Gobierno aplica este censo para validar su modelo constitutivo y decir que cada derecho aplicado a los pueblos originarios son sustentados en una mayoría poblacional identificada con las 36 naciones reconocidas por la Carta Magna, sin embargo, no toma en cuenta que la ciudadanía en realidad responde a una amplia identidad mestiza.

La asunción al poder del Movimiento Al Socialismo (MAS) se dio bajo el cobijo de las organizaciones sociales y las reivindicaciones de lo indígena, originario, campesino. Se asumió que el país es plurinacional, es decir, la suma de naciones originarias dentro de un territorio unificado, pero admitir que la población es mayoritariamente mestiza y no se identifica con lo indígena o campesino disminuiría el impacto de lo plurinacional.

En el último censo se incluyó una pregunta limitada sobre identidad originaria y se dejó al mestizo en la categoría “ninguno”.

De los 8 millones de bolivianos, cinco pertenecían al área urbana y tres al área rural. La población declarada como no indígena era cuatro de cada ocho ciudadanos, tres habitantes en las urbes y uno en el campo. En tanto, de los otros cuatro de ocho bolivianos (millones) declarados como indígenas, la relación era de 45% de habitantes en la ciudad y 55% de pobladores rurales.

El debate debería centrarse en la necesidad de cuantificar cuántas personas pertenecen a los pueblos y naciones originarias, manifestó el diputado por el MAS, Edwin Tupa, al explicar por qué no se incluyó la pregunta sobre el mestizaje en la boleta del Censo Nacional de Población y Vivienda.

Sobre el tema de religión, Tupa explicó que lo que se pretende es respetar la CPE que establece al Estado laico e independiente de la religión.

Finalmente, el legislador cruceño se manifestó sobre la no inclusión de la pregunta acerca de la diversidad de género o identidad sexual, asegurando que el tema debió ser tratado en el Ministerio de Planificación y el INE, considerando que el tema es necesario e importante.

Como un error e irresponsabilidad para con la sociedad, calificó el diputado del Movimiento Sin Miedo (MSM) Fabián Yaksic, la forma en la que el Ejecutivo trabajó la boleta censal.

Sobre las preguntas que no fueron incluidas y que han generado polémica en la opinión pública, Yaksic dijo que más allá de los temas mestizaje, religión y orientación de género, existen otros tópicos que no han sido abordados en la boleta que será matriz para el proceso censal. Esta situación provocaría que los resultados no sean concretos y no reflejen la realidad efectiva del país, que ha cambiado tras el último censo efectuado hace ya once años.

Estos criterios son el marco para el proceso que se realizará, ya sin mayor debate, este miércoles 21 de noviembre en el décimo censo en Bolivia.

DATOS

– Mestizos, religiosos y personas no heterosexuales basan su reclamo en la CPE, por considerar que se trata de un proceso que discrimina e incumple la Carta Magna, así como la Declaración de Durban en sus artículos 8 y 56.

– CPE Art. 14: “El Estado prohíbe y sanciona toda forma de discriminación fundada en razón de sexo, color, edad, orientación sexual, identidad de género, origen, cultura, nacionalidad, ciudadanía, idioma, credo religioso, ideología, filiación política o filosófica, estado civil, condición económica o social, tipo de ocupación, grado de instrucción, discapacidad, embarazo, u otras que tengan por objetivo o resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos de toda persona”.

INFORME: Iván Rodríguez R.

De El Diario, 19/08/2012.

Os vídeos e os textos postados assinados por seus autores e os noticiosos e de outros sites lincados são de inteira responsabilidade dos mesmos não representando no todo ou em parte posicionamentos do Nação Mestiça. Divulgue este site.

Posted in Mestiçofobia | Desmestiçagem, Multiculturalismo.

Tagged with , , .


0 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.



Some HTML is OK

or, reply to this post via trackback.

Comments Protected by WP-SpamShield Anti-Spam