Skip to content


Políticas Públicas de Eliminación de la Identidad Mestiza y Sistemas de Clasificación de Color, Raza y Etnia

El 5 de marzo de 2010, la señora Helda de Sá, en representación del Movimiento Pardo-Mestizo Brasileño (MPMB) y de la Asociación de los Cholos e Ribereños de la Amazonía (ACRA), habló en la Audiencia Pública sobre la Constitucionalidad de Politicas de Acción Afirmativas de Acceso a la Educación Superior convocada por el ministro Ricardo Lewandowski de la Supremo Tribunal Federal. A continuación se muestra una copia de la declaración.


Políticas Públicas de Eliminación de la Identidad Mestiza y Sistemas de Clasificación de Color, Raza y Etnia

Excelentisimos Señores Ministros,

Las observaciones que haremos resultan del trato desde 2001, con ideas y prácticas de políticas públicas étnicas y raciales en Brasil y en otros países. Esta actuación nos hace tener la convicción de que el Sistema de Cotas para Negros de la UnB [Universidad de Brasilia] no es, a rigor, medida de acción afirmativa. Él no visa combatir discriminación racial, de color, o de origen, ni corregir efectos de discriminaciones pasadas, ni asegurar los derechos humanos y las libertades fundamentales de grupos étnicos y raciales, como exige la Convención Internacional Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial para distinguir una medida especial de una medida de discriminación racial.

El Sistema de Cotas para Negros de la Universidad de Brasilia, inversamente del que defendía Darcy Ribeiro, el idealizador, fundador y primer rector de la UnB, tiene por base una elaborada ideología de supremacismo racial, que visa a la eliminación política e ideológica de la identidad mestiza brasileña y la absorção de los mulatos, de los cholos, de los zambos y de otros pardos por la identidad negra, a fin de producir una población compuesta exclusivamente por negros, blancos e indígenas.

Exige la UnB que “Para concursar a la vacantes reservadas por medio del sistema de cotas para negros, el candidato deberá ser de color prieta o parda, declararse negro y optar por el sistema de cotas”. Así, las cotas de la UnB no se destinan a proteger prietos y pardos en sí; prietos y pardos que se autodeclarem mestizos, mulatos, cholos son excluidos del sistema de cotas de la UnB;  también son excluidos aquellos afrodescendentes que se autodeclaram negros, pero son de color blanca.

Para que estas cotas fueran medidas de acción afirmativa sería necesario que identificarse como negro fuera causa de discriminación racial, pero al excluir los autodeclarados negros de memoria blanca de las cotas la propia UnB tácitamente reconoce que solamente identificarse como negro no expone una persona la discriminaciones raciales en Brasil, como ocurre en otros países. De lo contrario, la UnB estaría también los discriminando.

Ellas tampoco visan a corregir los efectos presentes de la discriminación practicada en el pasado, pues en este caso el segmento beneficiado sería en función de la ancestralidade y no del color y muy menos de la auto-declaración.

¿Por qué, entonces, la UnB, en vez de establecer un sistema de acción afirmativa para todos los prietos y pardos, decidió excluir los prietos y pardos que no se identifican como negros? La historia del racismo y, específicamente, de la mestizofobia, elucida las motivaciones que condujeron al actual proyecto racial para el pueblo brasileño implementado por el gobierno federal.

La UnB no fue la primera universidad brasileña a veicular ideas y a defender políticas públicas de base racial en Brasil. En el séc. XIX y hasta mitad del séc. XX, en diversas universidades del país y del extranjero, ideas racistas formaban parte del contenido lecionado. Reflejando el poder de la autoridad científica que las universidades poseen, muchos, inclusive gobernantes y legisladores, creían que había razas superiores en inteligencia, en resistencia física, en aptidões morales. Enseñaban, también, que sería un perjuicio para una nación formada por personas de supuesta raza superior generar hijos mestizos con personas de raza inferior.

Algunos racistas defendían que el mestizo sería un ser intermediario entre la raza superior y la inferior; otros que sería inferior a la raza inferior. Esta última corriente racista afirmaba que el mestizo, diferentemente de las razas superiores e inferiores, y por no ser una raza, sería un ser anormal, no adaptado a cualquier ambiente, propenso la enfermedades físicas y psicológicas, destituido de las mejores calidades de las razas que le dieron origen y tanto peor mientras más se diferenciasse de ellas.

En Brasil, con grande y creciente población mestiza, esto fue visto por el racismo académico como un problema que comprometería las posibilidades de progreso del país. Nina Rodrigues defendía políticas criminales diferenciadas racialmente. Sylvio Romero y Olivo Viana defendían la desaparición gradual de los mestizos por el branqueamento. El racismo tuvo también grandes opositores. Intelectuales como Darcy Ribeiro y Gilberto Freyre defendieron que la miscigenação no era un problema para Brasil, pero una ventaja que, entre otras, formaba la identidad nacional y protegía la Nación de conflictos raciales y étnicos.

En otros países, los ideólogos del racismo suministraron el material para los discursos políticos que en Alemania llevaron los nazis al poder y mestizos a campos de concentración y la cirugías de esterilización. En Australia, mestizos fueron separados de sus madres aborígenes. En Sudáfrica, fueron segregados por el apartheid.

En los EUA, a partir del final del séc. XIX, junto con leyes prohibiendo bodas inter-raciales, organizaciones racistas como a Ku Klux Klan consiguieron paulatinamente imponer, inclusive legalmente, una innovación, la Regla de la Única Gota (One Drop Rule), por la cual una gota de sangre africana haría con que una persona fuera clasificada como Negro (palabra que también existe en el vocabulário inglés). En el censo de los EUA hasta 1920 no había la categoría Negro. Desde 1850, había las categorías Black (o sea, prieto) y Mulatto. En el censo de 1930, sin embargo, por la regla de la única gota, prietos y mulatos tuvieron sólo la opción Negro.

Estas normas visavam delimitar espaços de poder racial, daí a necessidade de eliminar politicamente e também ideologicamente o mestizo e a mestizaje. Sólo en 1970, después del asesinato de Martin Luther King, el término Black volvió al censo; en el censo de 2000, los mestizos consiguieron volver a ser contados (y otra vez en el censo de los EUA de este año).

En Brasil, su primer censo oficial, de 1872, tenía para la variável “color/raza” las opciones ‘blanca’, ‘prieta’, ‘parda’ y ‘chola’; en el censo de 1890, la opción ‘parda’ fue sustituida por ‘mestiza’, retornando el término ‘parda’ en todos los censos siguientes que tuvieron el quesito “color/raza”, pasando a incluir también los mestizos cholos. Así, el censo brasileño siempre traje un espacio para la expresión de la identidad mestiza. Las opciones ‘prieta’ y ‘blanca’ siempre constaron en los quesitos “color/raza” de los censos, los cuales nunca trajeron la opción ‘negra’. Sumar prietos y pardos y los incluya en una categoría ‘negra’ se hizo, sin embargo, una reivindicación de movimientos negros, inclusive junto al IBGE [Instituto Brasileño de Geografía y Estadística].

Con el fin de la II Guerra Mundial, la idea de raza fue perdiendo credibilidad académica. En Brasil, sin embargo, los mestizos pasaron también a ser vistos como un problema ideológico y político. El sociólogo Florestan Fernandes, de la Universidad de São Paulo (USP), afirmaba que “dentro de la población negra y mestiça no hay homogeneidade. Crear esta homogeneidade es un problema preliminarmente político”.

Cabría llevar el mulato “a aceptar su condición de negro”. Y cuestionaba, “(…) Cómo hacer para reeducar el mulato, como llevarlo a salir de un comportamiento egoístico e individualista?”. Antes habría una raza superior y una inferior y los mestiços deberían ser mezclados hasta no se diferenciarem de una de ellas, la blanca; ahora habría una raza opressora y una oprimida y los mestizos deberían ser reeducados para identificarse con una de ellas, la negra.

El antropólogo Kabengele Munanga, de la USP, sobre el mismo tema, así se expresó: “Si en el plan biológico, la ambigüidade de los ‘mulatos’ es una fatalidad de la cual no pueden escapar, en el plan social y político-ideológico, ellos no pueden permanecer ‘uno’ y ‘otro’, ‘blanco’ y ‘negro’”, y añadió, “Construir la identidad ‘mestiza’ o ‘mulata’ que incluiría ‘uno’ y ‘otro’, o excluiría ‘uno’ y ‘otro’, es considerado por mestizos conscientes y políticamente movilizados como una aberración política e ideológica, pues supone una actitud de indiferencia y de neutralidad ante el proceso de construcción de una sociedad democrática”, (en la Introducción del libro “Mulato negro-não-negro e/ou branco-não-branco”, de Eneida de Almeida dos Reis).

Este modo de ver el mestizo, sin embargo, no es sólo marginalizador y moralmente ofensivo; él también lleva a un prejuicio de carácter biológico: sería normal el blanco tener identidad blanca, el negro identidad negra, el indio identidad indígena, pero no el mestizo tener identidad mestiza; él sería un ser incompleto, necesitado de la identidad negra. Llegan a atribuir al mestizo un riesgo de problemas psicológicos en función de una supuesta ambivalência.

La propia mestizaje, que en regla ocurrió y ocurre en Brasil de forma harmoniosa, también pasó a ser presentada de forma equivocada y negativa. Afirma un etnólogo cubano con libro recientemente publicado en Brasil: “el mestizo surge en las sociedades violentadas y complexadas. O sea, es la inseminação violenta de las fêmeas del grupo dominado por el macho del grupo dominante y la eliminación física de los machos del grupo dominado-conquistado”. O sea, están enseñando el mestizo a tener vergüenza de sus orígenes, a negar la sangre de su padre o de su madre.

Estas depreciaciones se reproducen en agresiones morales fuera del medio académico.

También se reflejaron en el reciente decreto del Programa Nacional de Derechos Humanos (PNDH 3), firmado por el presidente Luís Inácio Lula da Silva, que determina la inclusão de los mulatos y de los pardos en la categoría negra. En esto no hay innovación: por el Alvará Régio de 4 de abril de 1755, el rey de Portugal, D. José I, prohibió el empleo del término caboclo [cholo] para los hijos mestizos de portugueses e indígenas y nosotros desaparecemos por décadas de los documentos oficiales.

Estos discursos visando a la incorporación de los pardos por los negros ativeram-se a los mulatos y silenciaron en regla sobre los millones de cholos del país, cuya población es posiblemente más numerosa del que la negra también nacionalmente. En la región Norte, hay cerca de 14 pardos (en su mayoría cholos) para cada negro y aquí en el Centro-Oeste la proporción es de cerca de 11 para 1. Aún en el Sudeste, donde la proporción entre pardos y negros es de 4 para 1, parte de estos pardos son cholos. Mestizos de blancos e indígenas ya habitaban Brasil décadas antes de la llegada de africanos.

Nuestra Constitución asegura la valorização de la diversidad étnica y regional y la protección de todos los grupos participantes del proceso civilizatório nacional. El mestizo brasileño, organizándose en asociaciones para la defensa de su identidad, tiene esta reconocida oficialmente por leyes como las que instituyeron el Día del Mestizo en los Estados del Amazonas, de Roraima y de la Paraíba, y también el Día del Cholo.

Contradiciendo su política interna, Brasil se hizo signatário de los documentos finales de la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia,
y de su Conferencia de Revisión, promovidas por la ONU en 2001 y 2009,

“Reconocemos la existencia en muchos países de una población mestiza con diversos orígenes étnicos y raciales y su valiosa contribución a la promoción de la tolerancia y el respeto en esas sociedades, y condenamos la discriminación de que es víctima, especialmente porque la naturaleza sutil de esa discriminación puede hacer que se niegue su existencia”.

Las propias comisiones de selección, sin embargo, han demostrado que pardo no es negro. Diversos casos han sido informados envolviendo dos personas con parentesco sangüíneo, inclusive de gemelos idénticos, en que una es acepta como negra y otra no. Y también de exclusión de cotista cuando ya cursando la facultad.

Desconocemos un único caso en todo Brasil en el cual esto haya ocurrido con dos parientes de color prieta; todos los casos de que tenemos conocimiento ocurrieron con personas pardas. Informa la UnB que su comisión responsable por la decisión es formada por representantes de movimientos sociales conectados a la cuestión, especialistas en el tema. De movimientos negros, pues pardos no componen tales comisiones.

Cotas para estudiantes provenientes de las escuelas públicas y carentes valora la enseñanza pública, la meritocracia, la solidaridad, estimula la inversión y no el conflicto racial. Es necesario instituir la enseñanza fundamental en periodo integral (inclusive existe una PEC, la 94/03, en Senado – sería muy interesante ser implementada) y aumentar el número de vacantes en las universidades. Cotas raciales no cuestan un centavo al gobierno.

Acciones afirmativas no visan crear diferencias, por el contrario, visan superar discriminaciones motivadas por diferencias. Visan llevar a la ciudadanía, no la relativizar. Harmonizam con la Constitución ciudadana que esta Suprema Corte ha defendido.

Muchas gracias.

Vea el video.

Descargar el texto y las imagenes de la presentación “Políticas Públicas de Eliminación de la Identidad Mestiza y Sistemas de Clasificación de Color, Raza y Etnia” (Power Point).

Políticas Públicas de Eliminação da Identidade Mestiça e Sistemas Classificatórios de Cor, Raça e Etnia

01_jpg

02_jpg

03_jpg

04_jpg

05_jpg

06_jpg

07_jpg

08_jpg

09_jpg

10_jpg

11_jpg

12_jpg

13_jpg

14_jpg

15_jpg

16_jpg

17_jpg

18_jpg

19_jpg

20_jpg

21_jpg

22_jpg

23_jpg

24_jpg

25_jpg

Posted in Português, Vídeos.

Tagged with , .


One Response

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

  1. Christian Pinto Villarreal says

    Escribo desde La Paz – Bolivia, queriendo contactar a su organizacion a nombre del Movimiento de Acción Política de Identidad Ciudadana MESTIZO, que ya inicamos trabajo e incidencia politca en nuestro país. Por loq ue le s pido respondan a este mail para poder cnotactarnos, apra poder tener una orientacion.
    Gracias
    Atte.-
    Christian Pinto Villarreal
    CDI MACIC MESTIZO