Skip to content


Destrujillización inconclusa: el estado confesional – Argelia Tejada Yangüela

Haciendo un aparte metodológico, creo que es pertinente recordar las palabras del filósofo alemán del Siglo XIX Arthur Schopenhauer. «…cada hombre asume los límites de su propio campo de visión por los límites del mundo». Con frecuencia, nuestra condición de isla limita nuestra visión del mundo. Los ejemplos abundan. Menciono mi experiencia en el 2008 durante la celebración del Festival del Cine Latinoamericano de la Universidad de Brown, Providence. Fui invitada junto a un pastor dominicano a participar en un panel para comentar el video del sacerdote Christopher Hartley Sartorius. No me sorprendió cuando el pastor
dominicano residente en Providence expresó al público el racismo del pueblo dominicano por no aceptar su negritud y usar una descripción con múltiples categorías raciales «que no existe en ninguna parte del mundo».

Esta posición ha sido mantenida por muchos «expertos» dominicanos y por periodistas del Miami Herald, que asumen el paradigma blanco/negro para valorizar desde su sociedad los paradigmas raciales de sociedades como Brasil y República Dominicana. En las ciencias sociales los estudios comparativos son importantes para valorizar los hechos sociales y obviar la visión de túnel descrita por Schopenhauer. Pero la interpretación no puede asumir como válida esquemas importados. Cada sociedad se analiza e interpreta desde dentro. Las premisas deben ser explícitas, no inconscientemente asumidas. Así, la comparación contribuye a comprender el hecho social debido a que obliga a considerar los contextos históricos y culturales diferentes en que ocurren. Por eso haré una breve referencia de los primeros estudios sobre la esclavitud y las actitudes racistas que comparan los paradigmas raciales de los Estados Unidos y Brasil.

La comparación con Brasil es aplicable a la población dominicana debido a construcciones raciales similares fruto de la gran proporción de poblaciones con razas mezcladas en ambos países. En la actualidad, en el Brasil existe un movimiento pardo-mestizo, grupo que constituye el 44% de la población brasileña, que se niega a desaparecer para ser sumado a la población negra, estimada en 7% por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

Texto completo em BAGN – Boletín del Archivo General de la Nación.

Os textos postados assinados por seus autores e os noticiosos e de outros sites lincados são de inteira responsabilidade dos mesmos não representando no todo ou em parte posicionamentos do Nação Mestiça.

Posted in Sem categoria.

Tagged with , , .


0 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.



Some HTML is OK

or, reply to this post via trackback.

Comments Protected by WP-SpamShield Anti-Spam